Lipoescultura ultrasónica


La lipoescultura ultrasónica es hoy en día una de las técnicas más utilizadas para remodelar el contorno corporal mediante la extracción de tejido graso localizado. Muchas personas también se refieren a esta técnica como liposucción ultrasónica (o lipoaspiración que es lo mismo).


Es importante aclarar que la lipoescultura es el resultado estético de aplicar la técnica de liposucción. Y cuando decimos que dicha operación (lipoescultura) es ultrasónica, hacemos alusión al método empleado para licuar la grasa que será removida. Esto se logra mediante la inserción en el cuerpo de una sonda a través de pequeñas incisiones de 3 ó 4 milímetros. Dicha sonda emite ondas de alta frecuencia que producen la licuación de las células grasas que posteriormente serán retiradas.


Cuando esta técnica se emplea en capas superficiales de grasa mejora notablemente los efectos de la celulitis. Entre sus principales beneficios se cuentan:

  • Facilita aspiración de zonas fibrosas como los rollitos de la espalda, pantalón de montar y en reoperaciones.
  • Produce una mejor retracción de la piel, sobre todo en áreas de flaccidez: brazos, cara interna de muslos y abdomen de mujeres mayores.
  • Produce menos pérdida de sangre y menos hematomas, porque no lesiona vasos.
  • Mejora el avance de la celulitis por un efecto regenerador del colágeno de la dermis.


La técnica de la lipoescultura ultrasónica se realiza en combinación con anestesia local tumescente mediante la aplicación de un compuesto de lidocaína con epinefrina y adrenalina diluido en solución fisiológica que se inyecta debajo de la piel. El líquido embebe el tejido graso y produce una anestesia prolongada y analgesia postoperatoria. También desencadena un efecto vasoconstrictor profundo que evita el sangrado y facilita la extracción de la grasa licuada casi sin pérdida de sangre.


Es muy importante señalar que aunque se trate de una técnica quirúrgica de gran difusión y probada eficacia, bajo ningún aspecto deberá ser considerada una práctica menor y será de vital importancia tomar todos los recaudos necesarios desde la elección del profesional hasta el seguimiento posterior de los resultados, de manera responsable y estricta como cualquier otra cirugía. He aquí algunos consejos importantes:
- La lipoescultura ultrasónica debe realizarse en quirófano, con todas las medidas de seguridad de una práctica médica.
- Sólo pueden recibir esta técnica pacientes físicamente saludables, psicológicamente estables y con niveles realistas de expectativas sobre los resultados a obtener.
- No se trata de un procedimiento mágico para bajar de peso, sino una técnica que remodela la figura para obtener armonía y equilibrio.
- Los cambios que produce una liposucción ultrasónica de ninguna manera son eternos, deben ir acompañados de cambios profundos en los hábitos del paciente: dietas, ejercicios, etc.


Si bien, la liposucción ultrasónica es una de las cirugías más realizadas en el mundo en la actualidad y sus efectos son puramente estéticos, el paciente deberá aceptar que en algunos casos pueden surgir complicaciones. Algunas de ellas son:

  • Reacciones alérgicas a los medicamentos: anestesia, analgésicos, antibióticos, etc.
  • Hematomas cuyo tamaño dependerá de las zonas a tratar. En estos casos deberá realizarse maniobras de drenaje linfático o mesoterapia.
  • Quemaduras por la fricción de las cánulas a nivel de las incisiones cutáneas y que pueden dejar alteraciones en la pigmentación de las cicatrices. Desaparecen en 2 ó 3 meses mediante la aplicación de cremas especiales.
  • Tromboembolismo: puede suceder en cualquier cirugía. Su frecuencia disminuye con la prevención, la deambulación precoz y el uso de medias elásticas.
Actualizado: 12/11/2013

© | Sitio desarrollado por PostelNet.