Ultracavitación: la lipoescultura sin cirugía


 

La lipoescultura (liposucción modelatoria) es la extracción de las grasas (el tejido adiposo) de zonas corporales específicas, como caderas, abdomen, glúteos, piernas, tobillos, cuello o mentón, y brazos. Así, se logra una reducción inmediata de la grasa y del volumen corporal, requiriendo luego la extracción o el reacomodo de la piel sobrante mediante tratamientos quirúrgicos u otros, como cremas y ejercicios específicos.

A nivel general, la lipoescultura es un procedimiento quirúrgico en sus orígenes, requiriendo de anestesias y postoperatorios prolongados. Sin embargo, los avances en los campos de la medicina y la tecnología hoy presentan una nueva variante de lipoescultura: la ultracavitación, o lipoescultura sin cirugía.


Se trata de una maniobra no invasiva para eliminar grasas y celulitis, en sesiones sencillas y sin la acción de procedimientos quirúrgicos, anestesias u otros semejantes. Su metodología de acción es mediante la emisión de ultrasonido de baja frecuencia, que actúa con alta especificidad en el tejido adiposo, sin casar daño o impacto en el tejido circundante. Ello es conocido como “cavitación”: la acción específica sobre el tejido adiposo subcutáneo, en un procedimiento efectivo, inmediato, y sumamente gentil con el organismo.

 

¿Qué sucede debajo de la piel?

El ultrasonido actúa específicamente en el tejido adiposo líquido, a 5 mm debajo de la piel. Este “rayo” de ultrasonido provoca microburbujas de vacío que, debido a su alta frecuencia de oscilación y al cambio de presión provocado, rompe la membrana celular de los adipocitos, propiciando la liberación de su contenido. Estas grasas liberadas, luego, son metabolizadas y eliminadas naturalmente a través del sistema linfático, abandonando nuestro cuerpo luego por medio de la orina.

 

Ultravitación Laser - Lipoescultura sin cirugia¿Cómo es el procedimiento?

El tratamiento se realiza mediante una hidratación previa, y la aplicación de ultrasonido en las zonas a tratar, sin condicionamiento de su ubicación. El tratante coloca el instrumento sobre la piel, emitiendo así el ultrasonidos en forma estática o móvil, durante una cantidad de tiempo a su discreción. Es conveniente acompañar al tratamiento de ultracavitación con masajes y drenajes manuales, para favorecer la eliminación de las grasas liberadas. También, se recomienda realizar de 4 a 6 sesiones, con 7 a 20 días de separación entre ellas, para mejores y más duraderos resultados.

Este tratamiento carece de efectos secundarios, no es invasivo, no es doloroso, y no requiere de testeos por alergias, al ser inocuo. Su única condición es realizar una buena hidratación en la piel y en el organismo. Luego del tratamiento puede aparecer enrojecimiento en la piel, que desaparecerá en cuestión de minutos u horas, según el caso.

 

¿Quiénes pueden aprovecharlo?

Se recomienda el tratamiento de ultracavitación a personas que no tengan problemas hepáticos o renales, y que gocen en general de un buen estado de salud. El procedimiento puede efectuarse en hombres y mujeres, de cualquier edad.

 

¿En qué personas no se recomienda la ultracavitación?

No se recomienda su práctica o aplicación en embarazadas, pacientes renales o hepáticos, que padezcan epilepsia, cardiopatías agudas, que tengan marcapasos o que estén atravesando cuadros infecciosos de algún tipo.


 

 

Actualizado: 07/05/2011

© | Sitio desarrollado por PostelNet.